Construcción y reducción de costes, un reto continuo - TECNYCONTA
3998
post-template-default,single,single-post,postid-3998,single-format-standard,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Construcción y reducción de costes, un reto continuo

Construcción y reducción de costes, un reto continuo

Hay datos que apuntan a que la construcción es uno de los sectores donde menos se aprecia el impulso de la denominada digitalización (o transformación digital, como también se le puede conocer). Aunque eso no quiere decir que, obligatoriamente, no se lleve un tiempo buscando ofrecer proyectos mucho más eficientes tanto en tiempo como en costes. De hecho, estas últimas palabras podrían definir a la perfección la historia de los prefabricados de hormigón.

reducción de costes en la construcción

Pero gracias a determinados impulsos, al sector -prefabricados incluidos- han llegado innovaciones que van a permitir modernizar este segmento como pocos imaginan. “La digitalización va a reducir costes, va a favorecer la interconectividad, va a ajustar la oferta a la demanda, va a hacer más eficaces los controles, va a aumentar la transparencia y va a mejorar la eficiencia hasta cotas inimaginables hace sólo unos pocos años”, aseguraba Ana Vallés, presidenta del Grupo Sorigué, poco antes del BBConstrumat de 2018.

Para los próximos años, desde la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan) identificaron hasta 800 proyectos de diversa índole en nuestro sector que podrían ver la luz de forma mucho más eficiente gracias a los beneficios de la digitalización. El objetivo no es solo presumir de obras en las que hay más tablets que planos en papel, sino conseguir materiales que duren más tiempo, reducir el impacto ambiental y, por supuesto, reducir los costes de los proyectos.

El desafío de la transformación digital obligará, sin remedio, a que las empresas encuentren en diversas herramientas posiblemente desconocidas hasta el momento, pero que servirán para ser mucho más eficientes, a la vez que se consigue hacer proyectos mucho mejores pero invirtiendo menos cantidades de dinero. Un claro ejemplo de que esto es posible es la impresión en 3D: no es fácil imaginar una viga prefabricada saliendo de una de estas impresoras. Es posible que nunca lo veamos, pero lo cierto es que esta técnica (una impresora 3D de hormigón) ha permitido ver como una startup valenciana levantaba una casa de 24 metros cuadrados con una. Este proyecto de sello español está pensado para trabajar sobre el propio terreno y reducir hasta el 35% de los costes de una vivienda tradicional. Por no hablar de su escaso impacto ambiental: apenas produce residuos durante su funcionamiento.

Mientras en España de momento nos dejamos impresionar por casas de unos 60 metros cuadrados construidas mediante la impresión 3D, en otros puntos del planeta ya reducen costes, tiempos y la contaminación generada levantando edificios de oficinas de 250 m2, como es el caso del Dubai Future Foundation, el edificio que se ha llevado el título del primer edificio de oficinas de mundo fabricado en 3D.

ADN del hormigón

Realmente, la optimización de costes y tiempos es algo que lleva implantado en el ADN del sector de los prefabricados durante toda su existencia. De hecho, es su razón de ser. No hace falta volver la mirada a la impresión 3D, la metodología BIM, o incluso la utilización de drones. La construcción modular es otro “excelente ejemplo que permite tiempos de construcción más rápidos”, aseguran en este artículo. “La clave para aprovechar al máximo estas tecnologías emergentes será integrarlas de manera efectiva con los sistemas y procesos de producción ya establecidos”, añaden en un extenso análisis sobre como las nuevas tendencias digitales deberían apoyar algo de lo que ya se vive hace mucho tiempo en el sector de los PH.

¿Qué otras innovaciones tecnológicas se pueden abrazar en la construcción para ser más eficaces y eficientes? A las ya mencionadas hay que sumar la Inteligencia Artificial (IA), que representa toda una oportunidad para que esos sectores más estancados por el tiempo o por la crisis optimicen sus procesos de funcionamiento y mejoren los resultados. Con la IA se pueden conseguir importantes metas en reducción de costes por medio de la planificación y programación de los proyectos, ya que permite hacer comparativas de procesos anteriores, corregir errores cometidos en el pasado o buscar combinaciones y alternativas casi infinitas.



Nuestra web almacena información sobre tu navegación para ofrecerte una mejor experiencia de usuario y un contenido adaptado a ti. Sigue navegando para aceptar nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies