Prefabricados de hormigón para respetar la calidad del aire
3730
post-template-default,single,single-post,postid-3730,single-format-standard,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive
 

Otra máxima del hormigón: respetar la calidad del aire interior

Otra máxima del hormigón: respetar la calidad del aire interior

Pasamos un porcentaje elevadísimo de nuestro tiempo en sitios cerrados. Por este motivo, deberíamos darle más importancia a la calidad de los materiales de construcción que elegimos.

Edificio construido con prefabricadosNos preocupa lo que hay fuera de los edificios. La sostenibilidad es un aspecto fundamental de las empresas prefabricadoras y así lo demuestran muchos de los contenidos que compartimos desde Tecnyconta. Pero nuestros ojos no solo se posan en lo que sucede fuera de ellos. Las construcciones también deben ser respetuosas con sus moradores y asegurar una buena habitabilidad y una buena calidad del aire.

Con prefabricados de hormigón se puede construir casi de todo, incluso arrecifes para el mar. Se construyen grandes naves pero también viviendas, donde la calidad del aire interior es fundamental

Tal y como señalan desde ANDECE, las construcciones con prefabricados “crean ambientes saludables” para “respetar la calidad del aire interior”. Una teoría que apoyan desde la Federación Europea de la Industria del Prefabricado. Ellos lo tienen claro: “el hormigón prefabricado es estable durante toda su vida y no necesita tratamiento químico para protegerlo”

Se calcula que pasamos un 90% de nuestras vidas en espacios interiores, por lo que tener en cuenta una protección adecuada del ‘ambiente’ en los espacios cerrados no parece un asunto baladí. Los materiales de construcción tienen mucho que decir para lograr que dentro de cualquier construcción respiremos un aire sano.

Se debe optar, por lo tanto, por materiales que ‘transpiren’ y regulen la temperatura de forma natural. En este sentido, el hormigón es mundialmente reconocido como uno de los materiales más útiles de cara a la “inercia térmica” de una construcción.

La Plataforma Tecnológica Española del Hormigón recuerda que, gracias al hormigón, conseguimos mejorar de forma sustancial algunos aspectos relacionados con este asunto:

  • Se suavizan las variaciones de temperatura interna.
  • Se reducen los picos de temperatura, incluso haciendo de la climatización algo “prescindible”.

Certificaciones saludables

De hecho, la calidad del aire preocupa tanto que incluso algunas certificaciones, como el Breeam valoran positivamente este aspecto antes de otorgarla se aseguran de que los edificios cumplen con criterios de salud y bienestar como “iluminación natural y artificial, confort térmico y acústico” o como venimos diciendo “calidad del aire interior”. Algunos edificios construidos con prefabricados de hormigón en nuestro país ya han conseguir ser distinguidos en este terreno.

La certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), de origen americano, también tiene muy en cuenta el respeto de la calidad del aire. Construir con materiales adecuados y respetando ciertos valores sostenibles se puede evitar el denominado ‘Sindrome del edificio enfermo’, “una realidad presente en muchos edificios relacionada con la calidad del aire interior”, tal y como explican en esta publicación. Este síndrome se produce, en gran medida, por la “insuficiente entrada de aire fresco en el ambiente cerrado” o por la utilización de materiales o revestimientos de paredes inadecuados.