La construcción verde, el ansiado motor de recuperación - TECNYCONTA
4399
post-template-default,single,single-post,postid-4399,single-format-standard,drag-drop-item,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

La construcción verde, el ansiado motor de recuperación

La construcción verde, el ansiado motor de recuperación

Obra GRC en Alicante
 
 
«La construcción, tanto de vivienda y su rehabilitación, como de obras públicas e infraestructuras es una buena vía para reactivar la economía». Estas palabras de José Luis Ábalos, ministro de Transportes y Movilidad, retrotraen a otros momentos de la historia más reciente, pero son actuales. Las pronunció en los últimos días de abril de 2020, cuando la crisis del coronavirus empezaba a estar algo más controlada y, como consecuencia, se comenzaba a debatir con fuerza acerca de otro asunto capital: la recuperación económica. En este contexto, de nuevo, la construcción parece que volverá a tener un papel protagonista.
 
 
 

Factor de tractor

Históricamente, a la construcción en España se la ha considerado como un sector estratégico. Los motivos también los puso sobre la mesa el propio Ábalos: «Mueve mucho la economía porque tiene efecto arrastre en el empleo y en sectores aledaños». De hecho, en Madrid albergan ciertas esperanzas de que la Unión Europea active fondos específicos para este sector concreto. Dinero que serviría para acometer proyectos como construcción de vivienda, obra pública, infraestructuras y, por supuesto, rehabilitación.

¿Se cumplirán los deseos de España?

Todo indica que sí, que la construcción podrá convertirse (una vez más) en una de esas cabezas tractoras que tirará de la economía. Pero hay matices: cada vez son más las voces autorizadas que apuestan por aprovechar esta crisis para dar el ‘giro verde’ definitivo que busca Europa. Otros gobiernos comunitarios, así como la Comisión Europea (CE) o el Fondo Monetario Internacional (FMI) se han alineado en una premisa clara y concreta: no se puede dejar pasar la oportunidad de unir en un mismo camino economía y sostenibilidad.

Voces que no distan mucho de lo que también se escucha en España. El Grupo Español para el Crecimiento Verde (compuesto por hasta 50 empresas del renombre que se puede ver aquí), ha solicitado «estímulos económicos» para dinamizar el crecimiento del país y fomentar el empleo, pero alineándolos «con las acciones para abordar los apremiantes retos en materia de acción climática y sostenibilidad, dentro de la hoja de ruta hacia una economía con emisiones netas nulas en 2050».

Y es que todos los ojos están puestos en el 2050, año marcado por el Pacto Verde Europeo para conseguir «un continente climáticamente neutral». La intención pasa por inyectar hasta 100.000 millones de euros, priorizando las regiones más afectadas, en busca de la ya mencionada recuperación, pero habrá ‘condiciones’: la Economía Circular guiará el destino de ese dinero, apostando entre otras cosas por el «uso eficiencia de la energía y los recursos en la construcción y renovación».

La industrialización, otra vez

Además de la construcción, otro sector muy tradicional en España está llamado a ser palanca de crecimiento: el turismo. Se espera mucho de ambos pero, tal y como aseguran algunos economistas consultados en este artículo, para conseguirlo tendrán que seguir haciendo esfuerzos en «industrializarse y racionalizarse». Afortunadamente, la industrialización no es un terreno desconocido para gran parte de nuestro sector.

«Tengo la sensación de que cuando se alude a la construcción, se vuelve a pensar en obras llenas de obreros, valga la redundancia», asegura Alejandro López Vidal, director técnico de ANDECE, en esta publicación de nuestro Linkedin. Su comentario es una radiografía perfecta del que debería ser el futuro más próximo de este sector.

La apuesta la tiene clara: «aprovechar definitivamente la posibilidad de trasladar a dichos obreros a las fábricas, a un entorno mucho más seguro, ordenado y automatizado, a industrializar la construcción y reducir las tareas de obra al mínimo posible para trabajar más rápido, con mayor calidad, seguridad y eficiencia», tal y como se hace en otros países donde la industrialización es la norma y no la excepción.



Nuestra web almacena información sobre tu navegación para ofrecerte una mejor experiencia de usuario y un contenido adaptado a ti. Acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies