¿La construcción industrializada ha venido para quedarse?

¿La construcción industrializada ha venido para quedarse?

La pregunta que encabeza este artículo es la misma que se les ha realizado a muchos de los expertos y expertas que participan en la primera edición del congreso sobre construcción industrializada. Y la respuesta ha sido unánime: sí, ha llegado para quedarse, puesto que al hablar de construcción industrializada lo estamos haciendo de una solución estructural capaz de responder a las demandas de la sociedad actual.

Cipriano Gómez, consejero de Consolis, es uno de los ponentes en este congreso y sostiene con claridad que «la edificación se ha quedado, sino estancada, con un ritmo de evolución bastante más lento que el resto de los sectores». Las razones de esta situación son diversas, aunque una de ellas la explica el cambio de modelo estructural que se vive en la actualidad, y que afecta de lleno al sector de la construcción, que no ceja en su empeño por buscar «nuevas formas de modernizarse, y avanzar a la hora de ejecutar las obras de una manera más eficiente y sostenible», tal y como aseguran desde el Grupo Evetson.

El futuro y el presente de la construcción industrializada

«La construcción industrializada de viviendas avanza a paso agigantado», reza este titular del diario El Mundo, uno de los muchos reportajes que se han hecho de este cambio de tendencia, que vienen de la mano de otros cambios profundos como la digitalización del sector. Gracias a los avances en esta disciplina, ya se habla de la posibilidad de levantar edificios de hasta 20 plantas. Por eso, Cipriano Gómez no duda en señalar que la industrializada es una construcción con «muchísimo más futuro que presente».

No obstante, y según su visión de experto en la materia, asegura que «el sector en España se está preparando» para que estas nuevas formas de construir puedan conquistar cuotas de mercado bastante considerables, y convertirse a la vez en una solución útil para la sociedad.

¿Los prefabricados de hormigón pueden tener un papel clave?

Por supuesto. Se trata, sin ninguna duda, de «un factor muy importante en la evolución futura de la edificación», tal y como subraya Gómez, puesto que las soluciones prefabricadas «aportan lo que la sociedad espera».

De hecho, muchas de las ventajas que siempre se le han reconocido a los prefabricados de hormigón, y de las que en Consolis Tecnyconta hemos hablado en numerosas ocasiones en artículos como este, son las que ahora se repasan en multitud de foros para señalar las bondades de la construcción industrializada:

  • Todas las etapas constructivas están claramente definidas desde el mismo proyecto.
  • Mejor aprovechamiento de los materiales y menor influencia de posibles errores humanos.
  • Se trata de una construcción donde las tolerancias de errores se basan en milímetros.
  • Los procesos están automatizados.
  • El precio es cerrado, los plazos son mucho menores y se generan muchos menos residuos.
  • A todos ellos se debe unir un respeto mucho mayor del entorno social. Por ejemplo: al acortarse los plazos con respecto a una obra tradicional, las molestias en el entorno urbano son mucho menores y menos duraderas en el tiempo.

Para conocer en mayor profundidad este tipo de ventajas puedes acudir a este tuit de ANDECE, en el que se repasan todas en ellas con más detalle. Y para descubrir cómo la tecnología está cambiando la construcción, las soluciones de las que disponemos en el Grupo Consolis y cómo pueden ayudarte en tus proyectos, solo tienes que consultarnos.



Nuestra web almacena información sobre tu navegación para ofrecerte una mejor experiencia de usuario y un contenido adaptado a ti. Acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies