Descubre Amager Bakke, el último referente verde de Copenhague - TECNYCONTA
4305
post-template-default,single,single-post,postid-4305,single-format-standard,drag-drop-item,,no_animation_on_touch,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Descubre Amager Bakke, el último referente verde de Copenhague

Descubre Amager Bakke, el último referente verde de Copenhague

Se le ha definido como el último «hito ecologista» de Copenhague, y puede que estas sean las palabras que mejor describen «Amager Bakke». Este nuevo símbolo de la ciudad danesa es nada menos que una planta de conversión de residuos con una pista de esquí en su tejado. Y una ruta senderista. Y un muro de escalada. Una nueva declaración de intenciones verdes en toda regla.

El alcalde de Copenhague, Frank Jensen, ha definido el Amager Bakke como una representación perfecta de cómo la ciudad entiende la arquitectura y el pensamiento sostenible, sin perder de vista la orientación más social. Aunque la planta como tal ya comenzó su actividad en 2017, año en el que ya transformó el electricidad hasta 450.000 toneladas de basura, ahora ha saltado de nuevo a la fama por sus «prestaciones adicionales».

Tal y como se puede leer en este reportaje, se espera que más de 300.000 personas visiten (de forma gratuita, por cierto) sus instalaciones. Todos ellos podrán ver la enorme pista de esquí, que mientras no hay nieve irradia un verde perfecto, las grandes zonas ajardinadas o el gimnasio que también se ha abierto. Para todo ello, primero es necesario coger un ascensor que te lleve, literalmente, hasta su cima.

Algunos interesantes datos verdes sobre el futuro de Copenhague

  • Para 2025 tienen la firme intención de reducir un 20% el consumo de luz en empresas y servicios, según los datos que figuran en su propio plan.
  • La energía eólica y la biomasa son sus combustibles principales.
  • Ese mismo años quieren tener instalados 60.000 m2 de paneles solares en edificios de propiedad municipal.
  • Según sus metas para 2025, ese año el 75% de los desplazamientos urbanos deberían ser a pie, en bicicleta o transporte público.

El sello de Consolis y de la metodología BIM

Además de la indudable vertiente sostenible de este proyecto, Amager Bakke ha supuesto un interesante desafío constructivo para Consolis Spæncom, que se ha encargado de suministrar una gran cantidad de elementos prefabricados. En concreto, la planta se ha podido levantar gracias, en gran parte, a las losas y los muros de núcleo hueco que han fabricado con el sello de esta planta. En total, Spæncom se encargó de construir 1,700 m2 de paredes y 21,000 m2 de losas.

Un proyecto que, tal y como explican sus responsables, no se hubiera culminado de la forma que se hizo sin la ayuda de la metodología BIM. «Como la mayoría de las losas de piso tenían inclinaciones variables, el uso de BIM fue clave para garantizar que los elementos prefabricados se ensamblaran sin problemas durante todo el proceso de construcción», confirman en este artículo (en el que además se puede observar algunas fotografías de la planta).

Además, la utilización del BIM tuvo otro papel clave: sirvió para que el proveedor de acero pudiera conocer la ubicación exacta de las losas, y así ejecutar determinadas operaciones de soldadura en sus propias instalaciones, en vez de hacerlo en la propia obra. «El hecho de que la información fluyera abiertamente y se intercambiara continuamente ayudó a asegurar una cooperación efectiva», dicen los responsables de Consolis Spæncom. De nuevo, una muestra más de que la digitalización y el uso de nuevas herramientas, concretamente del BIM, tiene la poderosa capacidad de transformar por completo la metodología de trabajo de la construcción.

*Imagen: Consolis Spæncom 



Nuestra web almacena información sobre tu navegación para ofrecerte una mejor experiencia de usuario y un contenido adaptado a ti. Acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies