Cómo el hormigón se adapta a los nuevos tiempos
3599
post-template-default,single,single-post,postid-3599,single-format-standard,drag-drop-item,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.8.0,vc_responsive
 

Los nuevos y revolucionarios frentes del hormigón

Los nuevos y revolucionarios frentes del hormigón

Parece que no, pero el hormigón es un material que puede tener mucha vida. No se trata de un sector estático, que viva de las rentas. El I+D+i es una parte fundamental del engranaje actual de las empresas de construcción, que buscan constantemente cómo crear nuevos productos, y hacerlo con el menor impacto ambiental posible.

En la actualidad hay varios frentes que demuestran el amplio potencial evolutivo  de este material. Repasamos algunos:

El hormigón impreso es una de esas ‘pequeñas’ revoluciones que ha vivido el sector. Hasta hace poco pasaba de puntillas por España, pero ha cogido mucha fuerza en los últimos años. Se trata de un material perfecto para la pavimentación, el sector que realmente le ha hecho coger mucha fuerza. Igual que el hormigón arquitectónico o el GRC, el impreso es un material que ofrece innumerables variedades de colores, modelos y texturas. Su resistencia le hace resistir, por ejemplo, al crecimiento de maleza.

Además, igual que los PH más tradicionales, su empleo ahorra mucho tiempo y dinero en mantenimiento.

Hormigón de dióxido de titanio, la gran revolución

Tal y como apuntan los expertos, este material sí que removerá –nunca mejor dicho- los cimientos del sector de la construcción. Su misión principal es limpiar el aire, gracias a un proceso muy similar al de la fotosíntesis de los vegetales. La contaminación es uno de los principales caballos de batalla de la industria del hormigón: se busca ofrecer las mejores soluciones con un impacto mínimo.

Gracias al hormigón de dióxido de titanio este combate se librará desde una nueva dimensión. La clave de todo es la combinación de materiales: mezclando cemento y dióxido de titanio, y una vez que el edificio en cuestión entra en contacto con la luz, los compuestos de óxidos de nitrógeno del aire quedan ‘atrapados’ en la superficie y se limpian cuando llueve.

Una segunda oportunidad

Escaleras de hormigónPara elaborar prefabricados de hormigón siempre se apuesta por materiales de proximidad y reciclables. En este sentido, desde Galicia están estudiando como reciclar las cenizas de las centrales térmicas para elaborar PH. Es decir, usar material reciclado para construir prefabricados, que a su vez también podrán reciclarse. El estudio está comandado por varias empresas gallegas en colaboración con dos universidades.

En este caso la clave la tienen las ‘cenizas cenicero’, que hasta el momento no tienen otro fin que no sea enterrarlas. Pero utilizándolas han llegado a conseguir “un bloque de hormigón más ligero y con mejor aislamiento térmico”, comentan desde Galicia. No solo servirá para la elaboración de PH, también para la construcción directa de infraestructuras.