Construcción con prefabricados, construcción de calidad - TECNYCONTA
3913
post-template-default,single,single-post,postid-3913,single-format-standard,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Construcción con prefabricados, construcción de calidad

Construcción con prefabricados, construcción de calidad

Calidad de los prefabricados de hormigón

En algunos ámbitos, el término “prefabricado” todavía arrastra una concepción peyorativa, por definirlo de alguna manera. En el imaginario popular se tiende a asociar este concepto con barracones, o soluciones similares, que en nada han ayudado a la percepción de las estructuras prefabricadas como un elemento de calidad. Que la construcción con prefabricados es sinónimo de altísima calidad es algo que, obviamente, dentro del sector constructivo no se pone en duda. Ahora solo queda avanzar en el trabajo de ‘evangelización’ en la sociedad.

Prefabricados, calidad y precisión

En construcción, el término prefabricado no tiene absolutamente nada que ver con la calidad. Tan mala puede ser una vivienda modular como una levantada bajo los parámetros habituales, por ejemplo. ¿Por qué se tiende a pensar en este sentido? Tal y como explican desde la Asociación Nacional de la Industria del Prefabricado de Hormigón (ANDECE), esta mala reputación viene de la construcción de los años 50-60, cuando en zonas como Europa del este o España se utilizaban soluciones “rápidas y a precios asequibles”, sin la vigilancia de ningún regulador y sin estar sujetas a las legislaciones nacionales o comunitarias.

“Afortunadamente, esto es historia gracias a la normativa europea y a la innovación y desarrollo de las materias primas, aditivos y procesos de producción utilizados que, no solo han resuelto los antiguos problemas, sino que han llevado a los elementos de Prefabricado de Hormigón a la élite”, aseguran desde ANDECE.
Los costes

A esta imagen hay que añadir también el concepto de los costes. A menudo, cuando se resaltan las ventajas de construir con prefabricados de hormigón se hace hincapié en la optimización de los costes. Una casa construida mediante prefabricación, por ejemplo, puede costar un 34% menos que una proveniente de la construcción tradicional, según datos de inHAUS.

A pesar de que es una realidad evidente, las formulaciones relacionadas con el precio nada tienen que ver con la calidad de la construcción prefabricada. Optimizar no es sinónimo de barato o de mala calidad. En el terreno de la construcción prefabricada el debate sobre calidad y coste no es necesario tenerlo encima de la mesa por una sencilla razón: no hay necesidad de elegir entre una de ellas porque van de la mano.

¿Cómo es posible optimizar los costes en la construcción prefabricada?

  • La reducción de los costes se consigue durante toda la vida útil de los productos.
  • Los prefabricadores utilizamos materias primas relativamente asequibles, pero sobre todo nos movemos en la arena de la proximidad. Usando producto nacional y de cercanía se reducen los costes de adquisición o transporte.
  • Los usuarios también se benefician de esta reducción de costes. Cuando se genera una pieza de hormigón prefabricado se genera con los mismos atributos que tiene para una nave industrial o una pequeña vivienda. Es decir, la inercia térmica del hormigón está presente siempre, optimizando los costes energéticos de la construcción. Sea la que sea.

“Industrialización, control y calidad”, tres atributos mencionados por ANDECE que resumen a la perfección la razón la razón de ser de los prefabricados.

El tiempo

Una vez que se ha hablado sobre el dinero, no se puede obviar el concepto del tiempo, que está muy relacionado. Igual que sucede con el coste monetario, construir en menos tiempo se puede identificar como una ‘falta de calidad’, si tal atributo no cuenta con el contexto adecuado. La construcción con piezas prefabricadas tarda menos tiempo porque parte de procesos completamente industrializados, que cuentan con un proyecto desde el primer momento y que se construyen bajo los rigores de todo un proceso normativo.

Tu construcción, tus gustos

Tampoco podemos dejar de lado la personalización. Para intentar desprestigiar la construcción prefabricada se dice un poco de todo. Sin las explicaciones pertinentes, cualquiera puede pensar que al ser más ‘baratas’ y rápidas estas construcciones son peores. Algo que ya no volverá a ocurrir después de leer este artículo.

Pero, ¿y qué pasa con la personalización? Pocas técnicas constructivas permiten un nivel de personalización tal alto como la prefabricación. En la fase de proyecto se pueden elegir los acabados, las formas y los detalles que se incorporarán. Como todo se hace con moldes, casi todo es posible. Solo necesitas ponerte en las manos adecuadas.