¿Qué nos deparará la construcción de casas con impresión 3D?

¿Qué nos deparará la construcción de casas con impresión 3D?

El modelaje de casas de hormigón en 3D (también conocida como fabricación aditiva) es una tecnología aún incipiente, que vivió uno de sus primeros capítulos más relevantes a escala mundial en España: fue en julio de 2018 cuando recién licenciados de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) presentaron al mundo la primera casa construida mediante esta técnica.

Impresión casas 3D

Que la impresión 3D marcará el paso de las innovaciones futuras más próximas es algo que está fuera de toda duda, pero que deja una interesante pregunta en el aire: ¿cuánto tardaremos en habitar casas construidas mediante impresoras de este tipo?

El uso de este tipo de técnicas no es más que una nueva demostración de la ya bautizada como industrialización de 4ª generación. El prototipo construido en Valencia, que por cierto ya ha tenido sus primeros inquilinos en el momento de escribir este artículo, ha ido dejando paso a otros llamativos proyectos similares: en Eindhoven verán la luz cinco casas de hormigón construidas mediante impresión 3D; un proyecto conocido como Project Milestone que cuenta con la participación de la Universidad Tecnológica de Eindhoven y varios agentes económicos del sector de la construcción.

¿Qué ventajas tiene la construcción de casas de hormigón en 3D?

A todo lo relacionado con la nueva ola de innovaciones en construcción todavía le quedan mucho margen de maniobra. Hoy en día, todavía parece improbable que esta metodología sustituya rápidamente a la construcción tradicional o industrializada. No obstante, ya ha dejado ver algunas de sus principales virtudes:

  • Se acortan todavía más los tiempos de ejecución.
  • Puede ser una buena solución a la problemática habitacional que sufren algunos países.
  • Se utiliza un hormigón estructural capaz de cumplir con el código técnico de la edificación. Y también capaz de resistir la flexión y evitar la formación de grietas.

Características, muchas de ellas, que comparte con la construcción con prefabricados de hormigón. Hablamos del recorte en los tiempos de ejecución de proyectos, el alto nivel de la calidad de las casas y, por supuesto, la sostenibilidad de los materiales empleados y de las propias construcciones, que suelen cumplir con los principales requerimientos de la economía circular.

Una tecnología que necesita su tiempo

«Es evidente que la impresión 3D ha llegado al campo de la construcción para quedarse, pero el camino que tome en cuanto a su implantación está aún lleno de incertidumbres», resumen de manera bastante precisa los autores de este artículo. Lo cierto es que, de momento, solo puede presumir de ser una alternativa prometedora, a la que todavía le resta consolidarse. Tampoco ha vivido su correspondiente proceso de normalización a nivel nacional o internacional, tal y como destacan desde ANDECE.

Lo cierto es que la impresión 3D, igual que revolucionará el campo sanitario, hará lo propio con el constructivo. Se trata de un cambio potencial que permitirá el desarrollo de estructuras mucho más versátiles (si cabe) y con acabados mucho más variados de los existentes en la actualidad. La personalización, algo que ya se puede lograr sin problemas con la construcción prefabricada de hoy en día, será otro de sus puntos fuertes.

A buen seguro que todos los agentes implicados en el terreno constructivo se acaban trabajando de forma conjunta para convertir este tipo de construcción en algo ventajoso para la sociedad, pero de lo que no cabe duda a esta altura del proceso es que el hormigón será «muy probablemente, de nuevo, el caballo ganador», tal y como indican las mismas fuentes.

No obstante, el camino no estará exento de retos a superar:

  • Por un lado, está el problema de la escala. En la actualidad, para que una impresora 3D pudiera construir un edificio de una sola pieza tendría que tener unas dimensiones desconocidas por el momento.
  • La posible implantación de esta tecnología también reabre un debate interesante acerca de construcción prefabricada o in situ. ¿Por qué sucede esto? Porque la lógica dicta que, por el momento, las impresoras 3D que se han utilizado para construir casas necesitan gran parte de las prestaciones que ofrece las instalaciones de hormigón prefabricado.

¿Qué futuro crees que tiene la impresión de casas 3D?

En este artículo puedes leer más sobre «Construcción prefabricada vs construcción in situ”

Otro interesante reportaje sobre este tema lo puedes leer aquí.



Nuestra web almacena información sobre tu navegación para ofrecerte una mejor experiencia de usuario y un contenido adaptado a ti. Acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies