Precisión y durabilidad: dos bondades de los prefabricados de hormigón
3867
post-template-default,single,single-post,postid-3867,single-format-standard,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Prefabricados de hormigón: precisión y durabilidad

Prefabricados de hormigón: precisión y durabilidad

La construcción tradicional tiene sus ventajas, pero su vertiente industrializada tiene otras tantas que no se puede pasar por alto cuando se quiere ejecutar un proyecto con las máximas garantías.

Fabricantes, usuarios y prescriptores deben conocer el valor añadido de los materiales de construcción disponibles en la actualidad. Es la única manera de que todas las partes que influyen en un proceso constructivo alcancen el éxito que desean.  El hormigón es uno de los materiales más utilizados por las bondades que presenta, pero sus prestaciones se elevan todavía más cuando pasan por las manos de los profesionales de una empresa prefabricadora.

Precisión con la construcción con prefabricados de hormigón

¿Cuáles son los atributos que se deben conocer en profundidad? Existen muchos, pero en esta ocasión vamos a destacar dos muy concretos.

Durabilidad del hormigón

Cualquier estructura que se precie, por pequeña que sea, debe enfrentarse diariamente al desgaste. Es ley de vida. Todo tiene fecha de caducidad. Pero no todos los materiales son iguales: entre los prefabricados de hormigón (PH) y otras opciones disponibles en el mercado hay una diferencia que hace, de la primera de ellas, algo a tener en cuenta a la hora de iniciar un proyecto: su durabilidad.

Los PH destacan por una superficie dura y robusta, muy resistente a golpes, lluvias, al propio desgaste o incluso a condiciones más extremas como los terremotos o ataques biológicos. Para que una estructura sea durable, no basta solamente con la presencia del hormigón. También es necesario trazar “una estrategia capaz de considerar todos los posibles factores de degradación y actual consecuentemente”, tal y como corroboran desde la Universidad de Castilla La Mancha. Unas variables que, en el caso de los prefabricados, se tienen en cuenta desde el departamento de ingeniería durante la fase de desarrollo del proyecto.

¿Sabías que en las zonas con mucho riesgo de terremotos no cesan en su búsqueda de materiales mucho más resistentes y duraderos? Y, como muchos especialistas esperaban, los prefabricados de hormigón han vuelto a entrar en esta escena. La razón es simple, y en países como México lo saben: el hormigón es un material capaz de absorber unos impactos enormes. Realmente sorprendentes. Estas cargas tan elevadas se resisten gracias a la combinación de dos elementos concretos:

  • La resistencia a la comprensión propia del hormigón.
  • La resistencia a la tracción de las ‘armaduras’ del edificio. Que, cuando se trata de construcciones que tienen por objetivo resistir a los terremotos, suelen ser de hormigón armado.

Igualmente, hay otros datos que confirman la extraordinaria durabilidad de las construcciones con elementos prefabricados. Se estima que pueden duran hasta 2.000 años sin sufrir en exceso. De hecho, algunas construcciones milenarias lo podrían confirmar. ¿Cómo es esto posible? Por la estabilidad del comportamiento de este material (del hormigón, claro). Las dilataciones térmicas, por ejemplo, no le afectan. Lo que evita que el paso del tiempo no provoque en sus estructuras movimientos ni deformaciones que las pongan en peligro.

Precisión en la construcción

¿Podrías construir un edificio de 80 plantas a base de prefabricados de hormigón? La respuesta es afirmativa. La eficiencia estructural de las losas alveolares lo permite. La precisión es otra de las variables que debe tenerse muy en cuenta a la hora de inclinarse por el hormigón como material de construcción. El proceso de moldeado de las piezas se realiza bajo fábrica, a medida de las necesidades de cada proyecto. Los moldes utilizados en las empresas prefabricadoras son tan versátiles que se adaptan a las necesidades cambiantes de cada cliente. Y, ojo, eso no impide que las piezas fabricadas puedan ser perfectamente compatibles entre ellas.

La meticulosidad de los procesos productivos de los prefabricados de hormigón alcanza tales cotas que se pueden fabricar tantos perfiles como se puedan imaginar, e incluso se puede imitar algo tan clásico como los auténticos capiteles. Todo ello depende del propio material y, por supuesto, de la seguridad que aporta a cualquier proyecto la fabricación de las piezas en planta. En función de la calidad del hormigón, es posible crear construcciones en las que se insertan hasta los detalles más pequeños.

No se puede pasar por alto que, dentro del concepto precisión, hay que remarcar la importancia de la corrección de errores. Prefabricando es posible minimizar los errores de la construcción, algo que resulta bastante más complicado en la vertiente tradicional. Durante todo el proceso intervienen algunos elementos que aportan esta fiabilidad: la realización de los planos con CAD y con el departamento de ingeniería y la transferencia de los datos al ordenador que dirige la producción facilitan que nosotros podamos decir que los prefebaricados de hormigón son altamente precisos.

En Prefabricados Tecnyconta contamos con nuestro propio departamento de I+D+i que nos permite aplicar nuevas técnicas constructivas, y la incorporación de nuevas tecnologías a los procesos. Disponemos de un amplio porfolio a tu disposición para que puedas observar la versatilidad de este tipo de productos. A la altura de cualquier tipo de proyecto.