Cómo afecta la economía circular a los prefabricados de hormigón
3709
post-template-default,single,single-post,postid-3709,single-format-standard,drag-drop-item,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
 

Prefabricados de hormigón y economía circular

Prefabricados de hormigón y economía circular

Cuando llegue el año 2020 será más importante que nunca aplicar de forma correcta la ‘doctrina’ de las erres: Reducir, Reciclar y Reutilizar. Pero, ¿que sentido tiene todo esto en el mundo del hormigón?

Las cifras no son baladí: el sector de la construcción genera cada año una media de dos toneladas de desechos por cada habitante. Esa es la mala noticia. Pero hay una muy buena: es el propio sector el que está cada vez más mentalizado de que se deben reciclar los desechos generados por su propia actividad. Al ser un propósito tan ambicioso, pero realizable, hay varios proyectos  -«Rebirth» o Proyecto VEEP que se encargan de dar a conocer los beneficios de la denominada “economía circular”.

Construccion con materiales recicladosNos detenemos un momento para preguntarnos dos cosas: ¿qué es la economía circular?, ¿se puede aplicar a la industria del prefabricado de hormigón? La segunda respuesta es muy fácil: sí, se puede. De hecho, uno de los grandes objetivos de las empresas prefabricadoras –y de la construcción en general- es implementar cada vez más la utilización de materiales reciclados, que en su mayoría proceden de demoliciones.

«Hasta hace muy poco tiempo estos residuos –los de la construcción- se destinaban, casi en su totalidad, al depósito en vertedero», confirman desde FUCHS Lubricantes. Un final que genera altos impactos en el medio ambiente y que no concuerda con los grandes objetivos del Horizonte 2020. Gracias a la economía circular cobran más importancia que nunca las tres erres: Reducir, Reutilizar y Reciclar. Esta mentalidad nos ha llevado a utilizar cada vez residuos reciclados de la propia construcción.

Un dato curioso: en Maribor (Eslovenia) se encuentran las instalaciones de Business Planet, que se ha convertido en una especie de epicentro de la economía circular. Allí se reciclan gran parte de esas toneladas de residuos de las que hemos hablado ya.

Entonces, ¿qué buscamos desde el sector de la construcción?

  • Reducir la huella de carbono.
  • Minimizar la utilización de residuos.
  • Reducir el consumo de recursos naturales.
  • Darle la vuelta a la economía lineal, haciendo que los materiales tengan más de una vida gracias al ecodiseño.

¿Para qué usamos el hormigón reciclado?

Los residuos reciclados de la construcción o la demolición tienen unas posibilidades increíbles. Por ejemplo como base en la construcción de carreteras como esta de Florida, que se va a convertir en la más larga realizada con prefabricados de hormigón.

Queda claro que nos movemos en un segmento que tiene que hacer suya la teoría del “menos es más”, sobre todo si tenemos en cuenta que el hormigón es un material reciclable al 100%, lo que nos ayuda a la consecución de los objetivos. Además, cuando lo reciclamos se pueden crear materiales con nuevas innovaciones que no tenían esas instalaciones demolidas.

No solo hay que pensar en carreteras o edificios alto e imponentes. Las aplicaciones del hormigón pueden ser hasta decorativas, tal y como nos muestran desde Ovacen, donde apuestan, entre otras cosas, por darle una “utilidad diferente” a los bloques prefabricados de hormigón. ¿Os gustan estas aplicaciones decorativas?



Nuestra web almacena información sobre tu navegación para ofrecerte una mejor experiencia de usuario y un contenido adaptado a ti. Acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies