El 2021 cierra con un acelerón en el uso de prefabricados de hormigón

El 2021 cierra con un acelerón en el uso de prefabricados de hormigón

El 30% de los nuevos edificios que se construyen en España ya cuentan con alguna pieza industrializada entre sus componentes. Pero este porcentaje todavía esconde mucho más: para el famoso horizonte del año 2030, el sector de la edificación en España aspira a que hasta un 40% de los edificios en suelo nacional sean industrializados. Una meta que, no obstante, dependerá también en gran medida de la implicación del sector público. Al menos, de momento, el asunto ya ha saltado a la agenda política, tal y como contamos en este artículo.

De momento, a día de hoy, un 30% de las obras que ven la luz en España ya cuentan con piezas que han sido elaboradas en fábrica. Generalmente se trata de grandes elementos como vigas, forjados, pilares, o incluso las fachadas o paneles de cocina. «El modelo industrializado ofrece una larga lista de ventajas: es más sostenible y respetuoso con el medio ambiente que la construcción tradicional, acorta los plazos deconstrucción, eleva la calidad de la ejecución de la vivienda, es seguro, aumenta la empleabilidad de mujeres y jóvenes, y, entre otras cosas, impulsa la I+D+i», sostiene Miguel Pinto, presidente del Clúster de la Edificación, en este artículo de El Economista.

Hacia una industria como la del automóvil (o, al menos, parecida)

Todos estos factores, la experiencia que se viene acumulando en el sector y las previsiones a futuro nos hacen prever que la construcción está destinada a convertirse en algo muy similar a la industria del automóvil. En otro artículo para el mismo medio, Marcelo Miranda, CEO de Consolis Tecnyconta, ya apuntaba a una fabricación de edificios en serie, de una manera planificada y en plantas y fábricas especializadas. «Es la realidad de los materiales prefabricados como el hormigón y las previsiones de Deloitte es que los contratistas empujen gradualmente la fabricación prefabricada y que los fabricantes amplíen su gama de subconjuntos prefabricados», abundada en su análisis.

No lo decimos solamente nosotros, por supuesto. A lo largo de 2021 ya se han alzado muchas voces en la misma dirección. Otra más ha sido la de Fernando Cos-Gayón, director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación de la Universitat Politècnica de València y del Observatorio de la Vivienda de la UPV. En esta entrevista ya dejó claro cuál debe ser el futuro más inmediato, y lo hizo con una explicación bastante convincente: «El sector de la construcción necesita cambiar de paradigma constructivo para dejar definitivamente la artesanía y pasar a los procesos industriales y de gestión. Es su única salida para optimizar recursos», comentaba.

Según su punto de vista, compartido por todos, es imposible alcanzar la meta de ofrecer a la ciudadanía construcciones más verdes y sostenibles sin una apuesta firme por este método de fabricación.

Los prefabricados de hormigón pisan el acelerador en la recta final de 2021

Mientras todas las previsiones y deseos anteriores se van cimentando para alcanzar la meta de una estandarización más elevada de la construcción en nuestro país, los números que han arrojado los prefabricados de hormigón en la recta final del 2021 dejan un buen sabor de boca. Tal y como ha confirmado ANDECE, se ha detectado «una clara aceleración». «Los datos basados en los visados de obra seguidos por Doubletrade – Construdatos, reflejan que el número de obras con prefabricado de hormigón hasta fin del corriente mes de noviembre de 2021, ha tenido un ascenso de +27% si se compara con los datos acumulados a noviembre 2020; más aún, también se refleja una clara subida de número de obras en comparación con enero-noviembre de 2019 de un +19%», recogen en una nota de prensa que se puede descargar de aquí.



Nuestra web almacena información sobre tu navegación para ofrecerte una mejor experiencia de usuario y un contenido adaptado a ti. Acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies