¿Cuál es el hormigón más habitual para elaborar prefabricados?
3826
post-template-default,single,single-post,postid-3826,single-format-standard,drag-drop-item,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Tipos de hormigón: ¿cuántos existen en la actualidad?

Tipos de hormigón: ¿cuántos existen en la actualidad?

¿Qué es el hormigón?, ¿se esconde algún secreto detrás de este material tan popular? Más que secretos, hay curiosidades que merece la pena conocer. Cuando se habla de este material se tiende a pensar en ‘eso gris’ que ha servido para construir un edificio. En realidad lo es, pero -a menudo- el mundo de la construcción esconde cosas todavía más interesantes.

No todo el hormigón es igual, y muchas de las historias que albergan los edificios hechos de este material comenzaron con una bolsa de cemento. Además, el hormigón también tiene detrás algunas historias relacionadas con la sostenibilidad de nuestro planeta. Aunque eso te lo contamos mejor en este artículo. De momento, vamos a hacer como en las buenas historias, y comenzaremos desde el principio.

¿Cuántas clases de hormigón existen?

Tal y como explican desde la Universidad de Alcalá, actualmente se pueden encontrar diferentes tipos de hormigón y cada uno presume de unas aplicaciones particulares: por un lado está el hormigón en masa, armado y pretensado. En otro apartado se sitúan los denominados «hormigones avanzados», que pueden ser ligeros, con fibras cortas, de altas prestaciones y con componentes reciclados. Este último tipo de hormigón también es especialmente interesante por el componente medioambiental; y es que el reciclado de materiales de construcción es una tendencia al alza, sobre todo a la hora de conseguir que el sector contribuya todavía más activamente a la sostenibilidad del planeta.

Cuando se habla de hormigón, en los campos poco especializados se tiende a pensar que solamente existe el «hormigón armado», un término que ha servido a la sabiduría popular para definir la cara de más de uno. Pero ¿hay alguna diferencia entre el hormigón y el hormigón armado? Tal y como revelan desde Umacon, el hormigón armado no es más que «mezcla proporcionada de agua, cemento, arena o grava y aditivos como fibras o pigmentos», que se termina convirtiendo en un material duradero denso y resistente. ¡Pero todavía queda por añadirle algo que os vamos a contar a continuación!

¿Y para qué se utiliza el hormigón?

El hormigón es uno de los materiales por excelencia de la construcción. Y aunque sus nuevas aplicaciones y avances son, evidentemente más modernos, el conocido como cemento Portland se usa desde 1845. ¿Y para qué sirve el hormigón? Por su consistencia y gran capacidad de adaptación, tiene un relevancia especial para el campo de la cimentación, aunque se utiliza en proyecto de todo tipo: construcción de edificios, puentes, presas, naves industriales o incluso obras marítimas y helipuertos.

Se podría decir que son obras importantes, de una envergadura relevante y que requieren de un material más que resistente. No obstante, de un tiempo a esta parte -y gracias a su versatilidad- también se han popularizado otros usos más decorativos. No es extraño encontrar en algunos jardines bancos u otros elementos ornamentales fabricados con este material, aunque, evidentemente, con menos complejidad técnica.

Hormigón y prefabricados de hormigón

Como hemos visto, en el mundo del hormigón se pueden encontrar hasta una decena de tipos, cada uno con sus usos específicos. Pero a la hora de hablar de prefabricados de hormigón es interesante detener nuestros pasos en estas dos tipologías concretas, de las que es muy posible que –si estás leyendo esto- hayas escuchado mencionar en más de una ocasión:

  • Pretensado: hablar de tipos de prefabricados de hormigón exige hacerlo sobre el pretensado. Su característica fundamental es que equipa una armadura de acero en el interior. Como bien indica el nombre, la armadura se tensa antes del hormigonado. Ya que su montaje es industrializado, esta tipología se asocia siempre de manera directa con los prefabricados de hormigón.
  • Por el contrario, el hormigón postensado es el protagonista de actuaciones in situ. Primero tiene lugar el proceso de hormigonado y después llega el momento de comprimir esa armadura interior de la que ya hemos hablado. En construcción, el hormigón postensado se utiliza como medio de unión, es decir, es una técnica con la que se construyen piezas continuas uniendo piezas prefabricadas de menor tamaño.

¿Se dice cemento o concreto?

Para los aficionados a las redes sociales, cuando se generan conversaciones relacionadas con prefabricados de hormigón, muchas veces se utiliza el término ‘concreto’, que es la manera que tienen de referirse al hormigón en algunos países de América Latina.

Las diferencias, en principio, son sencillas: el cemento es cemento Portland, en el momento que se le añade arena se convierte en concreto, y se transforma en hormigón cuando se le añade piedra. Para redondear, si añadimos una estructura de acero pasa denominarse, como ya hemos adelantado, hormigón armado.

¿Quieres saber más cosas sobre los tipos de hormigón? Accede a todos estos contenidos

Todas estas ventajas se asocian con el uso de prefabricados en la construcción.

Descubre aquí la importancia del hormigón reciclado.

¿Vas a iniciar una obra y piensas que podemos ayudarte? Solo tienes que contactar con nosotros.



Nuestra web almacena información sobre tu navegación para ofrecerte una mejor experiencia de usuario y un contenido adaptado a ti. Acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies